carousel

ARTICULO

Un astrocitoma… ¿qué es?

Los astrocitomas forman parte del grupo de los gliomas, se trata de tumores que se originan a partir de las células que conforman la estructura cerebral normal. Dentro del grupo de los gliomas, los astrocitomas suponen los tumores más frecuentes.

Pueden localizarse en cualquier punto del neuroeje ( cerebro y médula espinal) si bien es especialmente frecuente a nivel de los hemisferios cerebrales.

Cuando el Sistema Nervioso Central (SNC) se daña, los astrocitos forman tejido cicatricial. El astrocitoma comienza cuando los astrocitos sanos cambian, crecen sin control y forman una masa denominada tumor. El astrocitoma puede ocurrir en todo el SNC, incluidos los siguientes lugares:

  • El cerebelo, que es la parte trasera del cerebro que se encarga de la coordinación y del equilibrio.
  • El cerebro, que es la parte superior del cerebro que controla las actividades motrices y el habla.
  • El diencéfalo, que controla la visión, la producción de hormonas y los movimientos de brazos y piernas.
  • El tronco encefálico, que controla los movimientos oculares y faciales, los movimientos de brazos y piernas, y la respiración.
  • La médula espinal, que controla la función sensorial y la función motriz de brazos y piernas.

La sintomatología que presentarán estos tumores es superponibles a otras lesiones cerebrales, dolor de cabeza, vómitos, trastorno de la marcha, convulsiones, etc. Esta puede darse de acuerdo con la área de invasión del tumor, por la hinchazón que produce en el cerebro estas lesiones o bien por el efecto compresivo que presenta sobre el tejido sano circundante.

Los tratamientos del astrocitoma comprenden:

  • Cirugía para extraer el astrocitoma, el objetivo es extirpar todo el cáncer, pero a veces el astrocitoma está ubicado cerca de tejido cerebral delicado, lo que hace que esto sea demasiado riesgoso. Incluso extirpar parte del cáncer puede reducir los signos y síntomas.
  • Radioterapia, usa haces de alta energía, como rayos X o protones, para matar las células cancerosas. Durante la radioterapia, te recuestas en una camilla mientras una máquina se mueve a tu alrededor y dirige haces a puntos determinados del cerebro.
    La radioterapia se puede recomendar después de la cirugía si no se pudo extraer el cáncer por completo y si hay mayor riesgo de que el cáncer vuelva a aparecer.
  • Quimioterapia, utiliza medicamentos para destruir las células cancerosas. Los medicamentos de la quimioterapia se pueden tomar en forma de píldora o se pueden administrar por vía intravenosa en el brazo.  La quimioterapia se suele usar después de la cirugía para destruir todas las células cancerosas que puedan haber quedado. Se puede combinar con la radioterapia para tratar tipos de cáncer agresivos.

En general, un tumor puede ser canceroso o benigno. Un tumor canceroso es maligno, lo que significa que puede crecer y diseminarse a otras partes del cuerpo. Un tumor benigno significa que el tumor puede crecer pero no se diseminará.

To Top
PersonalTrainerCertification.us